Los nuevos modelos empresariales demandan nuevas habilidades para aquellos que se dedican a la gestión de empresas o negocios. Estas nuevas habilidades incluyen las que tienen que ver con la dirección, pero ¿son necesarias para todos los casos?

3 habilidades directivas moldeables a las necesidades empresariales

El siglo XXI se caracteriza por ser complejo, dinámico y diverso. ¿Sabes cómo repercute esto en el contexto empresarial?

De entrada, será necesario que contemples el cambio de paradigma de las empresas y entiendas que esto afecta directamente a la gestión de una empresa. Hay que superar los modelos de dirección empresarial tradicionales.

Las habilidades directivas que el líder de una empresa del siglo XXI debe contemplar se pueden dividir en dos: las habilidades que han nacido a partir del nuevo contexto y las habilidades tradicionales que han cambiado y se han adaptado a las exigencias del contexto actual.

Debido a que cada empresa es diferente, también lo serán las habilidades directivas que requiera el líder de cada una. Cada empresa requiere de un proceso de gestión diferente.

Aquí te presentamos 3 habilidades directivas que se amoldan a las necesidades de empresas diferentes.

  • Habilidades individuales

Este tipo de habilidad es personal, se relacionan con las tareas de gestión y dirección de empresas. Las habilidades individuales permiten al director responder a las necesidades de la empresa. Debido a que es un proceso personal, es necesario que hagas un balance de tu entorno para así responder a las necesidades de tu empresa. Hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Para la gestión del cambio y adaptación hay que desarrollar la flexibilidad.

  • Capacidad de manejo y autocontrol de las situaciones.

  • Capacidad de respuesta ante cualquier situación, ser proactivo.

  • Capacidad de organizar tareas.

  • Desarrollar la visión integral y estructural en el ámbito de los negocios.

  • Habilidades estratégicas:

Aquí se agrupan las habilidades que se relacionan con la visión de negocio de aquellos que se hacen responsables de puestos directivos, así como los recursos y herramientas necesarios para lograr resultados eficientes:

– Capacidad de negociación tanto interna como externa.

– Saber dirigir a los diferentes niveles de la empresa.

– Manejo de la gestión de la red de contactos.

– Resolución de conflictos y generar soluciones.

– Generar empatía hacia el consumidor para entender las necesidades del cliente.

  • Habilidades interpersonales:

Estas se refieren a las habilidades que fomentan y facilitan la relación entre la dirección de una empresa y el organigrama, así como sucursales, distribuidores, proveedores y todos aquellos relacionados a los procesos pertinentes para la empresa. Hay que conocer las necesidades de cada uno, sobre todo la de reconocimiento. También, se necesita saber involucrar al grupo de trabajo, se trata de que el líder muestre apertura. Estas habilidades son:

– Capacidad de orientación, gestión y dirección del talento humano

– Saber comunicarse a través de diferentes niveles, medios y canales.

– Delegar tareas específicas.

– Liderazgo.

– Reconocimiento, motivación y coaching.

Retomando la apertura del líder, hay que reconocer que estas habilidades no sólo deben de ser desarrolladas por el director, también es necesario que sean desarrolladas por los otros líderes de gestión de la empresa. Recuerda que cada una de estas habilidades directivas responden a diferentes necesidades empresariales. Fomenta y desarrolla las que sean adecuadas para tu negocio.